900 188 111
Seleccionar página

El desayuno nos “delata” ya que, en parte, es un reflejo del tipo de alimentación que se hace el resto del día. A veces, el no tomar un desayuno completo y saludable se debe a diversas razones: la falta de costumbre, la inapetencia matinal, el desconocimiento de su importancia, la dificultad de acceso a algunos alimentos y, el más frecuente de los motivos, la falta de tiempo.

La Encuesta Nacional de Salud reveló que el 12% de la población al despertarse toma algo líquido, casi el 2% algo líquido y fruta, el 58% algo líquido con pan, cereales, galletas o bollería, el 15% otro tipo de desayuno y más de un 3% no suele desayunar nada.

El estudio científico ANIBES 2018, coordinado por la Fundación Española de Nutrición, indica que el 25% de la población estudiada, entre 9 y 75 años de edad, realiza un desayuno completo y saludable, el 38% incompleto y un 37% sólo aceptable, lo que significa que el 75% de nuestra población desayuna de forma poco adecuada.

En este sentido, preocupa que gran parte de los niños y adolescentes desayuno completo para niñosespañoles acudan al colegio sin haber desayunado de forma correcta: desayunar es un hábito que se puede aprender si se hace en familia, los hijos tenderán a imitar este hábito tan saludable de sus padres.

¿Cuáles son las ventajas de hacer un desayuno completo y variado?

Después de todas las horas de ayuno nocturno, el desayuno constituye la primera comida del día, que permite comenzar la jornada en condiciones más óptimas, para un mayor rendimiento físico e intelectual.

Ayuda a prevenir la obesidad, ya que se llega con menos hambre a la comida y se suelen hacer menos picoteos entre horas. Un desayuno adecuado contribuye a un reparto alimentario diario más equilibrado.

Mejora el estado nutricional global y, por tanto, repercute en nuestro bienestar. El desayuno adecuado ayuda a cubrir las necesidades diarias de vitaminas y minerales.

Es importante tanto desayunar como la composición de esta primera comida del día, ya que los distintos alimentos aportan beneficios que se suman y complementan.

Algunos consejos para este momento del día:

  1. Dedica el tiempo suficiente a la hora de desayunar: entre 15 y 20 minutos.
  2. Disfruta este instante de forma calmada: mejor sentado y en compañía.
  3. Debe proporcionar un 20-30% de las calorías diarias totales.
  4. Comienza bebiendo un gran vaso de agua: ayuda a recuperar el nivel de hidratación después del ayuno nocturno.
  5. Toma alimentos con fibra: fruta y productos integrales son saciantes y pueden disuadirte de picoteos calóricos hasta la siguiente comida.
  6. Añade a tu desayuno alimentos ricos en proteína como el pavo o el jamón de york, un huevo cocido o queso light.
  7. Limita el contenido graso: añade una cucharadita de aceite de oliva virgen a tus tostadas integrales.
  8. Incluye lácteos: aportan calcio y proteína de alto valor biológico, fundamentales para el mantenimiento de nuestra salud ósea y masa magra.
  9. Combina alimentos líquidos y sólidos: es fundamental la variedad de sabores y texturas para percibirlo como una comida completa.

¿Qué entendemos en NutriCare por un desayuno completo y saludable?

Ha de ser variado, completo, equilibrado y siempre adaptado a la situación individual de cada uno (desayuno personalizado). Para que sea completo, debería incluir un producto lácteo y algún otro alimento proteico, una pieza de fruta (o zumo algún día) y una fuente de hidratos de carbono, como los cereales en forma de pan o galletas (mejor integrales).

¿Qué desayunamos los españoles?

El desayuno más frecuente suele ser: leche con café o cacao, al que acompaña pan tostado con aceite o mantequilla, o galletas, bollería, cereales de desayuno o churros y, en ocasiones, fruta o zumo. Dependiendo de la combinación de alimentos puede ser muy saludable o no.

¿Cómo es el desayuno en el resto mundo?

Las recomendaciones y composición suelen ser similares, aunque difieren las costumbres o platos típicos de cada zona.
Veamos algunos ejemplos:desayunos en el mundo

  • En Francia desayunan una taza de café acompañada de pan tostado con jamón y mantequilla. A veces añaden croissant, brioche, cereal o fruta.
  • En Alemania, pan con mantequilla y jamón, pero es habitual carnes frías, pretzels salados, quesos, huevo, yogur y café.
  • En Italia varía mucho según la región en la que te encuentres, pero no falta el café con leche o capuccino y los bizcochos o bollería.
  • En Sudamérica, toman el desayuno ligero de café, té o mate con pan tostado o medialunas (croissant), acompañado de queso, yogures y fruta en Argentina, hasta el arroz y frijoles como en Brasil o Costa Rica, también el desayuno con huevos rancheros o tortillas en México.
  • En Asia, dependiendo de cada país, suelen añadir arroz, lentejas fermentadas, sopas o tortitas muy finas.

Como vemos, hay una base parecida en todos ellos a la que se añaden alimentos o platos típicos. Simplemente es cuestión de gustos.
A continuación, te mostramos unas opciones para conseguir un desayuno completo y saludable, además de bajo en calorías: los deliciosos Batidos NutriCare.

Escríbenos, te contactaremos para cualquier consulta o comenzar un Programa NutriCare.

Quiero enterarme de las últimas novedades y de las mejores promociones de la compañía;

He leído y acepto la política de privacidad 


Share This
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En que puedo ayudarte?
Nuestro horario de oficina es de lunes a viernes de 9:30 a 14:30
En breve nos pondremos en contacto contigo. 😊