900 188 111
Seleccionar página

Durante la temporada estival, las vacaciones, los viajes, la playa…es más recurrente que realicemos ingestas copiosas, caracterizadas por la presencia de multitud de platos diferentes; aperitivos, entrantes variados, primer plato, plato principal, guarnición, postre, bebidas refrescates…en definitiva, es más sencillo acabar sucumbiendo ante comidas altamente calóricas, en las que predomina la ingesta de grasas, azúcares simples y bebidas azucaradas o alcohólicas, como la cerveza o el vino.

Estos excesos vacacionales pueden provocar la aparición de síntomas digestivos como la acidez o la pesadez estomacal. Con el objetivo de evitar que estos excesos te pasen factura, te proponemos una serie de consejos para que el verano no pase factura a tu figura.

Si cocinas, cuida el picoteo. Cuando estamos en pleno proceso de cocinado, solemos caer en la tentación de picotear de los ingredientes que vamos a emplear para preparar el plato. Hay quien lo hace de una manera más sutil, hay quien, directamente, se abre una botella de vino mientras cocina. Intenta evitarlo, ya habrá tiempo para disfrutar de la comida una vez esté todo preparado. Si te entra un antojo, opta por los encurtidos como  los pepinillos o las cebolletas en vinagre, cuyo aporte calórico es muy reducido.

Apuesta por recetas y guarniciones saludables. Existen multitud de recetas perfectas para la temporada de verano que emplean técnicas como el horneado, la plancha, el salteado, la cocción, o el asado como método de preparación, o incluso directamente consumir alimentos en crudo, como puedan ser las ensaladas. Evita métodos de preparación en los que se emplee demasiado aporte graso para su elaboración, y, asimismo, acompaña tus platos de guarniciones de verdura, patata cocida o ensalada para crear platos completos y saludables.

Evita los dulces. Los helados son uno de los principales protagonistas de los excesos del verano. No solo recurrimos a ellos como postre, si no que también pueden ingerirse entre horas. Cada uno de estos dulces puede aportarnos más de 100 calorías por ración, por lo que deberemos limitar su consumo. Si buscas una opción baja en calorías que te ayude a matar el gusanillo de disfrutar de un helado, prueba nuestro helado de melocotón o cualquier de nuestros postres de verano.

Apuesta por el pescado. Opta por el pescado para tus platos. Contiene más agua que otras proteínas, lo que facilitará su digestión y hará que te sientas más ligero. No obstante, si vas a cocinar carne, que sean cortes magros. Limita el consumo de carnes rojas y opta por carnes blancas; pollo, conejo, gallina o pavo.

Marisco, un entrante ideal. Una opción recomendable para un entrante es el marisco; gambas, langostinos, cigalas… Pueden disfrutarse con técnicas de cocción sencillas y su aporte calórico es menor en comparación con otro tipo de entrantes o canapés, como el embutido.

Controla el consumo de bebidas azucaradas y alcohólicas. Es importante evitar tanto el consumo de bebidas alcohólicas como de bebidas refrescantes azucaradas, ya que suponen un extra de calorías que sumar a la ingesta calórica diaria. En su lugar, opta por agua, ya sea con o sin gas. Es importante mantener una ingesta regular de agua a lo largo del día, especialmente ahora con el calor, que nos ayudará a sentirnos más hidratados, evitando así la necesidad de recurrir a bebidas poco saludables.

En el caso de querer beber algún tipo de bebida alcohólica, es más recomendable optar por bebidas fermentadas como el vino o la cerveza, que por bebidas destiladas como el ron, la ginebra o el licor.

Evita las salsas. Siempre que sea posible, evita utilizar salsas para acompañar los platos; mayonesa, salsa rosa… En el caso de requerirlas, prepara una salsa casera a base de verduras. 

Haz deporte. Del mismo modo que el verano favorece las reuniones y las comidas con amigos, también es la temporada perfecta para salir a caminar, evitando las horas de mayor temperatura, o para realizar tablas de ejercicios al aire libre, que serán de gran ayuda para quemar el exceso de calorías consumido.

Volver a la rutina después de vacaciones

Una vez finalizadas las vacaciones de verano, llega el momento de volver a la rutina, y, con ella, retomar nuestros hábitos de alimentación propios del resto del año. No debemos esperar semanas para ponernos en marcha para empezar a pensar en bajar el peso ganado, ya que, si seguimos con una alimentación inadecuada durante más tiempo, la ganancia de peso puede ser aún mayor y, por ende, más complicada de disminuir.

Con el Programa de Compensación de NutriCare podrás compensar los excesos de las vacaciones, evitando que dejen huella en tu figura. Tu Asesor NutriCare te preparará un plan personalizado que atienda a tus circunstancias individuales.

Cristina García

Cristina García

Coordinadora del Departamento Médico NutriCare

Colegiada: 24412
Licenciada en Farmacia (Orientación Dietético-Farmacéutica) (Universidad Complutense de Madrid).
Doctoranda Nutrición (Facultad Farmacia Universidad Complutense).
Técnico Especialista en Nutrición (Instituto Ciencias de la Salud y la Actividad Física).
Máster Especialista en Nutrición deportiva  (International University Study Center Universidad Cádiz).
Máster Especialista en nutrición y Deporte (Escola Gallega de Formación).

Escríbenos, te contactaremos para cualquier consulta o comenzar un Programa NutriCare.

Quiero enterarme de las últimas novedades y de las mejores promociones de la compañía;

He leído y acepto la política de privacidad 


Share This
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En que puedo ayudarte?
Nuestro horario de oficina es de lunes a viernes de 9:30 a 14:30
En breve nos pondremos en contacto contigo. 😊