900 188 111
Seleccionar página

La salud intestinal, también llamada salud digestiva, es aquella relacionada con el funcionamiento de todos los órganos participantes en el sistema digestivo y es de vital importancia para la salud y el bienestar general.

El término salud intestinal implica todo lo relacionado con el tracto gastrointestinal, que empieza en la boca y acaba en el recto, abarcando también el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso.

Una buena salud intestinal puede evitar desarrollar enfermedades digestivas como el síndrome del intestino irritable, gastroenteritis o enfermedades diverticulares.

En el intestino se alojan miles de bacterias beneficiosas para la salud, formando la denominada microbiota intestinal o también mal llamada flora intestinal. Estas bacterias o microorganismos desempeñan funciones metabólicas, fisiológicas e inmunitarias en el cuerpo humano y, al mismo tiempo, pueden verse influidas por factores como la dieta, el estrés o el envejecimiento.

Salud intestinal.

La salud intestinal tiene un papel protagonista en el bienestar general.

Cuidar la microbiota intestinal y mantener una correcta salud digestiva ayudará a que el cuerpo pueda absorber los nutrientes de una manera más eficaz, al mismo tiempo que facilitará la digestión y apoyará el correcto funcionamiento del sistema inmunitario, además de influir de una manera favorable en la salud emocional.

Cómo mejorar la salud intestinal

Trabajar en contar con una buena salud digestiva es uno de los métodos más eficaces para mejorar la salud en general del organismo y al mismo tiempo la calidad de vida.

La mejor forma de cuidar la salud intestinal es siguiendo unos hábitos alimenticios adecuados y un estilo de vida saludable, lo que ayudará a construir una microbiota intestinal diversa, que será la base para disponer de una buena salud intestinal.

Alimentos saludables presentes en una dieta.

Una dieta equilibrada, clave para mantener una buena salud intestinal.

No obstante, ¿cuáles son los pasos a seguir para mantener una adecuada salud digestiva?

Mantén una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras y fibra y mantén un bajo consumo de alimentos ricos en grasas saturadas, grasas trans y azúcares. Recuerda que muchas frutas, como los frutos rojos, son una estupenda fuente de antioxidantes, que también son beneficiosas para el sistema digestivo además de para el sistema urinario. 

Para ayudarte, en Nutricare te diseñamos tu pauta nutricional personalizada, en función a tus necesidades bio-antropométricas, características, gustos, estilos de vida y supervisada por el Equipo Médico. En ella se combinan las comidas Nutricare, alimentos nutricionalmente completos, con alimento convencional y cuentas con seguimientos periódicos por parte de un Asesor, un coach nutricional que te acompañará, tutelará, apoyará y ofrecerá soluciones.

Evita las dietas milagro. Como ya te contamos en su día, no es oro todo lo que reluce en las dietas, pueden llegar a acarrear problemas intestinales.

Bebe, al menos 2 litros, de agua al día. En numerosas ocasiones hemos hablado de las ventajas de beber la cantidad de agua necesaria al día. Además de evitar problemas relacionados con la deshidratación, beber dos litros de agua diarios facilita el tránsito intestinal y evita el estreñimiento.

Consume diariamente probióticos. Los probióticos ayudan al organismo a mantener o a mejorar esas bacterias buenas que se encuentran en el organismo, con las que puede protegerse la microbiota intestinal, lo que facilitará la digestión y la absorción de nutrientes al mismo tiempo que evitará sensaciones de malestar e hinchazón.

Dentro de la gama de productos NutriCare encuentras un producto estrechamente relacionado con la salud intestinal, el PROBIÓTICO NUTRICARE. Un complemento revolucionario, presentado en cómodos sticks individuales, de sabor neutro, fácil absorción y con efecto simbiótico combina 5 nutrientes que refuerzan tu sistema inmune, psico neuro emocional y gastrointestinal: bacterias probióticas de última generación, fibra prebiótica, L-Glutamina, mix de Vitaminas del grupo B y Vitamina C.

Mantén un estilo de vida saludable. Factores como el estrés o la ansiedad pueden afectar negativamente al intestino y a la velocidad de la digestión. Si ésta se ralentiza, aparecen dolencias como estreñimiento o sensación de hinchazón, mientras que, si ésta se acelera puede causar problemas como diarrea. Mantener unos adecuados hábitos de sueño, practicar actividad física y adoptar unos horarios de comida regulares también ayudarán a mantener una buena salud intestinal.

Jarra y vaso de agua.

Beber 2 litros de agua al día es fundamental conseguir mejorar la salud intestinal.

Problemas de una mala salud intestinal

No cuidar la salud intestinal y castigar a los órganos del sistema digestivo con elementos nocivos a causa de malos hábitos alimenticios puede acarrear problemas de salud como:

  • Indigestiones.
  • Alteración de la microbiota intestinal.
  • Retención de líquidos.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea.
  • Inflamación del intestino (concretamente a nivel del colon).
  • Afecciones crónicas.

Además, como comentábamos, una buena salud intestinal está estrechamente ligada a una buena salud emocional. Las bacterias presentes en el intestino producen sustancias químicas que pueden afectar directamente al comportamiento y a las emociones

En el intestino se produce el 90% de la serotonina del cuerpo. La serotonina, también conocida como hormona de la felicidad, es la sustancia que se encarga de mantener el equilibrio de las emociones y los estados de ánimo, influyendo en factores como el humor, el sueño o el apetito. Una flora intestinal alterada por algún factor como el estrés podría provocar depresión u otros trastornos emocionales.

Cómo detectar una mala salud intestinal

Aquellas personas que mantengan una alimentación desequilibrada (pobre en fibra, frutas y verduras, con un exceso de proteína animal y de alimentos procesados ricos en grasas, azúcares o sal) o que sigan un estilo de vida inadecuado (sedentarismo, consumo de alcohol y de tabaco), junto a otros factores como el exceso de grasa y la obesidad, la ingesta diaria de antibióticos o medicamentos, el estrés o un desequilibrio psico-emocional y la contaminación ambiental, contarán o harán que existan mayores posibilidades de sufrir problemas relacionados con la salud digestiva.

Habitualmente, pueden detectarse problemas relacionados con la salud intestinal con factores como:

  • Malestar estomacal: acidez, hinchazón, gases, …
  • Cambios en los hábitos intestinales: estreñimiento, diarrea, …
  • Aumento de peso.
  • Cansancio.
  • Problemas para dormir.
Cristina García

Cristina García

Coordinadora del Departamento Médico NutriCare

Colegiada: 24412
Licenciada en Farmacia (Orientación Dietético-Farmacéutica) (Universidad Complutense de Madrid).
Doctorada Nutrición (Facultad Farmacia Universidad Complutense).
Técnico Especialista en Nutrición (Instituto Ciencias de la Salud y la Actividad Física).
Máster Especialista en Nutrición deportiva  (International University Study Center Universidad Cádiz).
Máster Especialista en nutrición y Deporte (Escola Gallega de Formación).

Escríbenos, te contactaremos para cualquier consulta o comenzar un Programa NutriCare.

Quiero enterarme de las últimas novedades y de las mejores promociones de la compañía;

He leído y acepto la política de privacidad 


Share This
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En que puedo ayudarte?
Nuestro horario de oficina es de lunes a viernes de 9:30 a 14:30
En breve nos pondremos en contacto contigo. 😊