900 188 111
Seleccionar página

Uno de los motivos que puede dificultar la pérdida de peso es que nuestro metabolismo sea más lento de lo normal, por tanto, conocer las causas que pueden provocar esa lentitud del proceso metabólico se torna de vital importancia a la hora de entender cómo funciona nuestro cuerpo y cómo afrontar una dieta.

En este artículo te contamos cómo, de manera involuntaria, puedes estar favoreciendo que tu metabolismo sea más lento de lo normal y cómo evitarlo.

¿Qué es el metabolismo?

Antes de empezar a hablar de lentitud y rapidez, debemos entender qué es el metabolismo. Éste hace referencia a los procesos del cuerpo, tanto físicos como químicos, que utilizan o convierten energía. Entre estos procesos encontramos la respiración, la circulación sanguínea, la contracción muscular y la digestión de alimentos, además de otros muchos.

Centrándonos en el aspecto digestivo, el metabolismo es el conjunto de reacciones responsables de transformar los alimentos y nutrientes ingeridos en la energía necesaria para llevar a cabo las funciones vitales, desde la respiración hasta el movimiento, permitiendo que las células funcionen adecuadamente.

Cuando nos alimentamos consumimos proteínas, hidratos de carbono y grasas, que en el proceso digestivo serán descompuestas a través de las enzimas, resultando en aminoácidos, monosacáridos (o azúcares simples) y ácidos grasos, que serán absorbidos hacia el torrente sanguíneo hasta llegar a las células, y allí liberar o almacenar energía.

¿Y el metabolismo lento?

Entendido ya el concepto de metabolismo, hablemos ahora de metabolismo basal. Éste es el gasto energético que se produce cuando nuestro cuerpo se encuentra en reposo, y únicamente realiza las funciones vitales necesarias, sin llevar a cabo ningún sobreesfuerzo. Si nuestro consumo o gasto energético es bajo, nuestro cuerpo tenderá a quemar pocas calorías y a acumular grasa, consecuencia de lo que se conoce como un metabolismo lento.

Si, por el contrario, mantenemos un estilo de vida activo y nuestras necesidades energéticas son mayores, nuestro metabolismo será más rápido y procesará con mayor celeridad los nutrientes ingeridos.

Lógicamente, esta lentitud del metabolismo, está directamente relacionada con la dificultad para perder peso, de igual modo que un metabolismo rápido facilitará el proceso.

Causas que pueden ralentizar el metabolismo

Existen diferentes causas que pueden ralentizar el metabolismo. Algunas de ellas pueden ser problemas orgánicos, como el hipotiroidismo. Cuando la glándula tiroides no funciona correctamente, puede tener como consecuencia una ralentización del metabolismo y un correspondiente aumento de peso.

Otro de los motivos que puede favorecer el metabolismo lento son las intolerancias alimentarias, especialmente aquellas que desconocemos. Si comemos algún alimento al que seamos intolerantes, su proceso de digestión será más largo y pesado, lo que provocará que el metabolismo funcione más lento de lo normal.

beber agua para acelerar el metabolismo

Más allá de esto, existen otros motivos no orgánicos que pueden ralentizar el metabolismo y que se relacionan directamente con nuestros hábitos alimenticios o con nuestro estilo de vida.

  • Beber poca agua. Como ya te contamos en nuestro artículo sobre la importancia de la hidratación, el agua resulta fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, incluyendo los procesos metabólicos. Nuestro cuerpo necesita al menos dos litros de agua al día, imprescindibles, entre otras cosas, para eliminar toxinas e impurezas y para el correcto funcionamiento de las células.
  • Beber alcohol. El alcohol, más allá de aportar una gran cantidad de calorías al organismo, favorece la deshidratación y desacelera el metabolismo y la capacidad de quemar grasas. 
  • No realizar actividad física. Realizar actividad física a diario aumentará el gasto calórico, y, por ende, hará que el metabolismo tenga que trabajar más deprisa para quemar calorías, ya que el cuerpo necesita los nutrientes de manera más inmediata.
  • No mantener unos hábitos de sueño saludables. Dormir menos de seis horas diarias, además de aumentar los niveles de estrés, puede provocar daños en el metabolismo e incrementar las posibilidades de sufrir diabetes.
  • No mantener una dieta equilibrada. Es recomendable comer cinco veces al día; desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Comiendo cantidades reducidas durante todo el día conseguiremos que el metabolismo tenga que trabajar más, acelerándose y quemando grasas más rápido. Al mismo tiempo, repartir la ingesta diaria en cinco comidas provoca que la sensación de hambre sea menor, al no pasar tanto tiempo entre una comida y la siguiente.
  • Desayunar demasiado tarde o no desayunar. Si transcurren demasiadas horas entre la cena y el desayuno, el cuerpo puede adolecer la falta de alimento y ponerse en estado de alerta, almacenando todo lo que pueda durante la primera comida del día.
  • Comer demasiado rápido. No masticar bien los alimentos provoca que el estómago necesite más tiempo para poder hacer la digestión, lo que conlleva que el metabolismo se haga más lento. 
  • Mantener una dieta pobre en fibra. Es necesario aumentar los niveles de fibra en nuestra dieta si queremos aumentar la velocidad de nuestro metabolismo.

Ahora que ya sabes qué no hacer para que tu metabolismo no se desacelere, NutriCare lanza un activador metabólico de acción mantenida, equilibrador lípido, y nutrición microactiva. ES-TOP

Pregúntale a tu Asesor cómo conseguirlo.

nutricare es-top producto saciente y activador metabolico

 

Escríbenos, te contactaremos para cualquier consulta o comenzar un Programa NutriCare.

Quiero enterarme de las últimas novedades y de las mejores promociones de la compañía;

He leído y acepto la política de privacidad 


Share This
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En que puedo ayudarte?
Nuestro horario de oficina es de lunes a viernes de 9:30 a 14:30
En breve nos pondremos en contacto contigo. 😊