900 188 111
Seleccionar página

Respirar es clave para la vida y para aspectos tan simples como correr, caminar o entrenar cualquier tipo de deporte. Por lo tanto, la respiración es fundamental independientemente de si somos deportistas o no. Hoy centraremos nuestra atención en un proceso de auto-regulación que se da en nuestro organismo y que tiene como partícipes a la hemoglobina, al oxígeno (O2) y al dióxido de carbono (CO2).

Este proceso se conoce como efecto Bohr, del cual veremos qué es, su repercusión en el deporte y en nuestro día a día y otros aspectos que nos ayudarán a entender la importancia de este proceso en nuestro organismo.

¿Qué es exactamente el efecto Bohr?

Según los estudios de “Patel AK, Cooper JS. Fisiología, Efecto Bohr” cuando hablamos de efecto Bohr estamos haciendo referencia a un proceso que tiene lugar en nuestro organismo de forma autónoma, siendo ésta una propiedad natural de la hemoglobina.

El dióxido de carbono está directamente relacionado con la concentración de hidrogeniones (iones H) liberados en la disociación del H2CO3 a iones HCO3 más iones H, que conduce finalmente a una disminución de la afinidad por el oxígeno de la hemoglobina.

Cuando aumenta el CO2 en sangre, el pH de la misma se vuelve más ácido al aumentar el número de hidrogeniones, haciendo que la hemoglobina pierda afinidad por el O2.

Todo esto hará que la hemoglobina libere oxígeno en zonas de nuestro cuerpo donde hay más dióxido de carbono, es decir, donde nuestro metabolismo está más activo. Por otra parte, en zonas de nuestro organismo donde tengamos menos dióxido de carbono, el oxígeno se mantendrá unido a la hemoglobina.

El efecto Bohr en el deporte

El aporte de oxígeno a todo nuestro organismo es fundamental para su correcto funcionamiento. En el caso del deporte también es así, pues el oxígeno será fundamental para nuestros músculos, para que éstos puedan contraerse mejor y seguir trabajando a pleno rendimiento.

Como hemos comentado, el efecto Bohr es una propiedad innata de la hemoglobina, por la cual, cuando nuestro cuerpo se activa, produce un aumento de CO2 y, por tanto, de iones de H, lo que genera que el pH se vuelva ácido y la hemoglobina no se una de la misma forma al oxígeno, haciendo que éste vaya a aquellas zonas donde exista mayor acumulación de CO2 en ese momento. Esto quiere decir que, corriendo, haciendo pesas o cualquier otro tipo de actividad que genere un estímulo a nuestro cuerpo lo suficientemente adecuado, generará un incremento del CO2 y hará que el efecto Bohr entre en acción.

El efecto Bohr, por tanto, resulta fundamental para cualquier esfuerzo que le propongamos a nuestro cuerpo, pues si este efecto no estuviese, no podríamos ni siquiera caminar más de 5 minutos, pues el oxígeno no llegaría a aquellas zonas en donde más estímulos se estén realizando y nuestros músculos no podrían seguir trabajando igual, algo fundamental si se es deportista.

El efecto Bohr en personas enfermas

El efecto Bohr es algo que se da de forma innata en nuestro cuerpo gracias a la hemoglobina, pero no se produce de igual forma para todos. Una persona sana tendrá un efecto Bohr adecuado, pero, en una persona enferma, éste estará limitado. Esto se debe a las necesidades de oxígeno, las cuales difieren entre una persona sana y una enferma.

Una persona sana tiene una respiración normal (unos 6-7 litros de oxígeno por minuto). Estos valores harán que el ciclo de respiración sea el correcto y, al hacer ejercicio, nuestro cuerpo actúe en consecuencia, dándose el efecto Bohr de manera adecuada. Por otra parte, en una persona que se encuentre enferma, su respiración no será del todo normal, SIENDO MENOR EN FRECUENCIA E INTENSIDAD y la cantidad de oxigeno y de dióxido de carbono en sangre será menor. Las enfermedades que reducen nuestra tasa de ventilación por minuto pueden ser:

  • Diabetes.
  • Hipertensión.
  • Asma.
  • Obesidad.
  • Trastornos mentales.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Apnea del sueño.
  • Hipertiroidismo.

Los estudios realizados que versan sobre la repercusión de estas enfermedades en relación con la tasa de ventilación han determinado que los valores de respiración pueden verse alterados y llegar hasta 10-20 litros de oxígeno por minuto. Las personas que tengan alguna de estas condiciones experimentarán cansancio, fatiga y problemas de rendimiento físico a la hora de hacer deporte.

Efecto Bohr suprimido

La situación en la que el efecto Bohr no tiene lugar con normalidad se conoce como efecto Bohr suprimido. Cuando una persona padece algún tipo de enfermedad (como las mencionadas anteriormente), puede tener problemas en lo que a capacidad respiratoria se refiere. En algunos casos, puede llegarse a hiperventilar con frecuencia debido a esa necesidad tan grande de aire generada por una disminución de la cantidad de dióxido de carbono en nuestro organismo.

Dicha deficiencia de CO2 es la causante del bloqueo de la difusión de oxígeno, haciendo que nos falte aire y podamos llegar a ventilar en exceso, dando como resultado este efecto Bohr suprimido. Esto puede ser algo muy perjudicial para nuestra salud, pues, si el efecto Bohr no funciona adecuadamente, el oxígeno necesario cuando se incrementan los niveles de CO2 al hacer deporte o esfuerzos físicos no será distribuido, pudiendo generar fatiga, cansancio, falta de rendimiento e incluso desmayos debido a la hiperventilación que puede generarse.

Preservar el efecto Bohr

El efecto Bohr es un proceso de auto-regulación innato de la hemoglobina, la cual se desliga del oxígeno cuando nuestro cuerpo aumenta la concentración de CO2 en determinadas partes del mismo y en momentos concretos, por ejemplo, cuando hacemos ejercicio.

A continuación, damos algunas pautas para preservar este beneficioso y necesario efecto en nuestro organismo:

  • Alimentación: algunas enfermedades se encuentran ligadas a la alimentación, desde la diabetes y la obesidad hasta ciertos trastornos mentales. Es por ello que debemos tener una alimentación sana y equilibrada que nos permita gozar del mejor estado de salud posible, manteniendo un peso adecuado y un sistema inmune fuerte y reforzado ante cualquier enfermedad que se nos presente.
  • Deporte: junto a la alimentación, el deporte es un tratamiento ideal para poder contar con un estado de salud perfecto. Al hacer deporte, podremos evitar la aparición de problemas como diabetes tipo II, hipertensión, obesidad e incluso problemas mentales. Infinidad de estudios han demostrado que el deporte es una herramienta excepcional para reducir los niveles de estrés, evitando así otros problemas como ansiedad o depresión.
  • Dormir bien: dormir 7-8 horas diarias será la mejor herramienta para que nuestro cuerpo descanse, se recupere de los entrenamientos y mantenga un buen estado de salud. No dormir puede repercutirnos negativamente, haciendo que nuestro metabolismo se ralentice e incrementemos de peso, además de aumentarnos los niveles de estrés y generarnos cambios de humor.

Como se observa, si no se siguen estos tres pasos, seremos más proclives a padecer enfermedades y condiciones físicas que repercutirán sobre nuestra tasa de ventilación, pudiendo generar un efecto Bohr suprimido que sólo nos ocasionará problemas en nuestro organismo.

Otro beneficio más, entrenar la respiración

Estamos siempre empeñados en entrenar los músculos en el gimnasio, pero muchas veces dejamos la respiración de lado. Ésta es necesaria para todo, pues, sin ella, moriríamos. Es fundamental aprender a controlar nuestra respiración y entrenarla, porque será de gran ayuda para mejorar nuestro rendimiento general, ya que, con el proceso de respiración, nos optimizaremos por completo. Esto quiere decir que, si mejoramos nuestra capacidad respiratoria, nuestro cuerpo no requerirá tantos nutrientes y oxígeno, funcionando mucho mejor.

Un entrenamiento que fomente la mejora de la respiración nos aportará beneficios como los siguientes:

  • Retraso de la fatiga y la falta de aire.
  • Mejora en la captación de oxígeno.
  • Incremento del VO2 máx (volumen máximo de oxígeno en el organismo).
  • Mejora en el rendimiento.
  • Disminución del estrés.
  • Optimización en la capacidad de concentración.

Preguntas y respuestas

¿Por qué se da el efecto Bohr en nuestro organismo?

De forma simple, debido al incremento de CO2 en nuestro organismo. A medida que nuestro cuerpo experimenta un incremento de CO2 debido a estímulos físicos u otras situaciones, el pH se vuelve ácido, haciendo que la hemoglobina no capture tanto oxígeno y éste se distribuya en aquellas zonas donde más dióxido de carbono hay.

¿Por qué es tan importante el efecto Bohr?

Si el efecto Bohr no se cumple, siendo éste una función de autorregulación innata de la hemoglobina, nos sentiremos cansados, agotados y con un bajo rendimiento deportivo, haciendo que tareas tan simples como caminar se vuelvan difíciles de realizar. Es por ello por lo que, si no se tiene una buena tasa de respiración, algo normal en una persona sana, tendremos un efecto Bohr suprimido que hará que nuestro cuerpo no reciba el oxígeno suficiente cuando sea necesario, al igual que ocurre al hacer ejercicio físico.

¿Tiene algo que ver el mal de altura con el efecto Bohr?

Sí. Cuando subimos a zonas de mucha altitud, no se inhala la misma cantidad de oxígeno de la habitual, debido a que la presión atmosférica varía a medida que nos encontramos en cotas más altas. Todo esto hará que nuestro organismo no reciba la cantidad adecuada de oxígeno y podamos experimentar el mal de altura y sus correspondientes síntomas:

  • Fatiga.
  • Cefaleas.
  • Mareos.
  • Nauseas.
  • En casos severos, desmayos.

Conclusión sobre el efecto Bohr

El efecto Bohr es un proceso de autorregulación innato que se da en nuestro organismo gracias a la hemoglobina. A medida que nuestro cuerpo aumenta la concentración de CO2 por estímulos físicos u otras causas, se genera un aumento en la acidez del pH que hará que la hemoglobina se desligue del oxígeno y no lo capture adecuadamente, yendo este oxígeno a las zonas donde más dióxido de carbono hay. Todo esto será muy importante a la hora de realizar cualquier ejercicio físico, desde caminar hasta realizar un triatlón, pues ayudará a mantener el rendimiento y a retrasar la aparición de fatiga gracias al correcto aporte de oxígeno en el organismo.

Cuando se tienen algunas de las enfermedades mencionadas en el documento es probable presentar el efecto Bohr suprimido, debido a que las necesidades de oxígeno serán mayores. Es por ello que instamos a seguir esta triada: deporte, alimentación y descanso. Todo esto, junto a una adecuada supervisión médica, ayudará a tener un mejor estado de salud y a preservar así este efecto tan beneficioso y necesario: el efecto Bohr.

Bibliografía

  • Benner, A.Aakash,K.Singh,K.Dua,A.(2020).Physiology,Bohr effect.
  • Olson, JS; Gibson QH, Nagel RL, Hamilton HB (December 1972). «The ligand-binding properties of hemoglobin Hiroshima». The Journal of Biological Chemistry
  • Patel AK, Cooper JS. Fisiología, Efecto Bohr.
Dr. Fermín Plata

Dr. Fermín Plata

Abjunto Departamento Médico NutriCare. Colegiado: 111104161

Médico Especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte.
Master en Medicina y Ciencias aplicadas al deporte. Universidad de Cádiz.
Director Médico del Centro Municipal de Medicina del Deporte del Excmo. Ayuntamiento de Jerez de la Frontera.

Escríbenos, te contactaremos para cualquier consulta o comenzar un Programa NutriCare.

Quiero enterarme de las últimas novedades y de las mejores promociones de la compañía;

He leído y acepto la política de privacidad 


Share This
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En que puedo ayudarte?
Nuestro horario de oficina es de lunes a viernes de 9:30 a 14:30
En breve nos pondremos en contacto contigo. 😊